La ‘Pulga’ destacó con una asistencia esta vez. Monarcas roza el liderato y los Tiburones, la baja

Compartir

Si no anota, Raúl Ruidíaz siempre se las ingenia para destacar de algún modo. Un ‘jugadón’, una ‘chalaca’ y dejar la vida en la cancha son parte del repertorio del peruano. Y aunque es un goleador de raza, en el duelo de ayer, frente a Veracruz, sacó su lado más generoso. Ayer, el goleador de Morelia en la liga (5) vio mejor perfilado a su gran socio, Diego Valdés, le cedió el balón y el chileno no perdonó: a los 28’, Monarcas ganaba 2–0, pues Osmar Mares gracias a la presión de Ray Sandoval, quien jugó su segundo partido de titular en la liga había marcado un autogol (9’). La ‘Monarquía’ viene firmando una gran campaña, y ayer durmió en el segundo lugar, a solo un punto del líder, Santos Laguna. La otra cara de la moneda es para Tiburones, que tuvo a Christian Ramos y Wilder Cartagena en el ‘11’. Veracruz, pues, es el gran candidato a perder la categoría. Tiene 97 puntos en el Acumulado: para salvarse, tiene seis fechas para recortar los 11 que Atlas le lleva. Con tres derrotas al hilo en la liga, el milagro parece imposible.

Compartir